Cosas de mí

domingo, 17 de febrero de 2013

Hace Mucho Tiempo...


La tierra concibió y esperó. 
Cuando de sus entrañas brotaron los primeros tallos, el campo se cubrió de hierba fresca. Cuando de sus entrañas brotaron vástagos  cuajados de yemas, el prado se vistió de color. Y la tierra se encontró bella. Y la tierra se enamoró de sí misma. Y así se mostró ante el cielo. Y la tierra volvió a alumbrar vida y la vida hermoseó la tierra.

Un día la mano labradora se atrevió a herir la tierra. Arrancó flores, arrancó hierbas. Rompió vástagos cuajados de yemasCultivó la tierra a su manera. Entonces, el Hombre debió rogar al cielo y debió rogar a la tierra.